Vacaciones de verano, dónde ir y qué visitar

¿Qué tal una de turismo cultural? Apuesta por unas vacaciones diferentes. Conoce y conserva el Patrimonio de tu ciudad

turismo-cultural-y-de-monumentos_2042059

Ya a finales de junio-principios de julio y muchos de nosotros ya estamos pensando en realizar un plan chulo con los nuestros (amigos, familia, pareja…), y muchos de nosotros ya estamos cansados de la indecisión entre playa o montaña. Vamos, de lo de siempre, lo que toca cada periodo estival.

Hoy os presentamos la alternativa que muchos de vosotros ya conoceréis: el turismo cultural.

El turismo cultural no tiene por qué ser aburrido

¿Acaso es aburrido aprender algo nuevo que no sabías? Aprender de dónde venimos, qué construyeron nuestros antepasados y por qué lo construyeron, etc, etc…

Primer paso: conocer

En muchas ocasiones no conocemos nuestro propio patrimonio cultural. Ese sería el primer paso. Que te lo enseñen. Una vez que lo conoces, se debe crear un vínculo entre el bien cultural y las personas de su entorno. Que se identifiquen con él y lo aprecien como que es suyo. Así, una vez que lo aprecio como mío, ¡Que no me lo toquen!

El bagaje cultural y patrimonial que hemos acumulado a lo largo de estos dos mil años de evolución es una parte fundamental para entender quiénes somos ahora, cómo funciona nuestra sociedad e indagar y pronosticar cuál es el futuro que nos depara.

Nuestro patrimonio es nuestra historia y nuestra cultura. Por eso, se debe educar en Patrimonio; democratizarlo acercándolo a la gente, mayores y pequeños, para fortalecer la identidad y el aprecio entre los bienes de patrimonio histórico y la sociedad.

Os voy a presentar el caso concreto de la Comunidad que conozco más de cerca: Aragón. Y es que Aragón ha sido –y esperemos que siga durante mucho tiempo más – la cuna del Arte y el Patrimonio. Les podría hablar de la gran riqueza que posee Aragón como territorio a nivel artístico y patrimonial de cualquier época histórica. Éste sería el primer enfoque para estudiarlo, el más puramente académico.

Pero también el arte aragonés lo podemos estudiar desde otros puntos de vista –quizá más válidos y sostenibles en el tiempo – pues lo podemos estudiar desde el punto de vista del patrimonio artístico, un patrimonio que como aragoneses estamos obligados a conservar y transmitir a las futuras generaciones; otra forma de estudiarlo sería buscando una identidad aragonesa en las obras de arte, lo que acotaría mucho el terreno de estudio (por ejemplo, para estudiar las primeras manifestaciones en pintura que tenemos en habría que retrotraerse tan solo al siglo XVI, con la irrupción del denominado gótico lineal.

Y, por último, aunque no menos importante, una tercera opción sería la de estudiar la Historia del Arte de Aragón desde que existe como identidad histórica independiente. Éste último resulta un criterio lo más respetuoso con la Historia, puesto que se trata de estudiar desde que Aragón existe como tal, desde los orígenes del Reino de Aragón, o lo que es lo mismo, desde la Alta Edad Media (inicios del siglo XI).

Es indudable el rico patrimonio que presenta nuestra comunidad, tanto a nivel de su patrimonio [VIDEO]material (arquitectónico, escultórico y pictórico) cuanto a la altura del Patrimonio inmaterial con sus tradiciones y folclore. También a nivel museístico y de instituciones culturales le debemos mucho a la administración por la idónea gestión que día a día realizan. Tanto a la institución pública cuanto a empresas privadas.

Segundo paso: identificarlo como propio y conservarlo. Somos la cultura que conservamos

Es por ello que se lleva luchando contra las vicisitudes y cambios del tiempo con el objetivo de preservar los denominados templos de la cultura, desde los propios reductos religiosos de épocas anteriores (iglesias, catedrales, monasterios, templos griegos o romanos…) hasta las grandes obras públicas que marcaron un hito en el progreso civil, como se trata de los grandes retratos políticos, acueductos o grandes puertas y monumentos conmemorativos de todos los periodos históricos.

Pero esta defensa buscando vencer el paso de los siglos y sus estragos sobre el Arte y el Patrimonio, no siempre ha resultado tan positiva como nos podemos llegar a imaginar. No son pocos los monumentos icono de nuestra Historia que han desaparecido y caído fruto del desinterés en su cuidado, de las inclemencias meteorológicas o incluso a malas manos, ya sea por vándalos, saqueadores de toda índole o por la falta de cuidado.

Esto es así. Pero no debemos olvidar estos hechos, que son a fin de cuentas los que nos hacen progresar hacia adelante. Nos hacen valorar todavía más si cabe estos monumentos de la cultura para su mejor conocimiento de preservación.

¡Hagamos del turismo cultural algo sostenible y un estilo de vida!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s