604 aniversario del Compromiso de Caspe

Un día como hoy, pero de 1412, se producía en Aragón (Caspe) el ascenso al trono de los de Trástamara. Los aspirantes al Trono eran:

  • El infante de Castilla -Fernando de Antequera-, hijo de Leonor, hermana mayor de Martín;
  • Jaime, conde de Urgel, biznieto por línea paterna de Alfonso IV de Aragón;
  • Alfonso, duque de Gandía y primo segundo de Martín y nieto por línea paterna de Jaime II;
  • Luis, duque de Calabria, hijo del Rey de Nápoles;
  • Luis de Anjou y de Violante, hija de Juan I de Aragón y sobrina carnal de Martín;
  • y finalmente Fadrique, hijo natural de Martín de Sicilia, legitimado por Benedicto XIII y por quien Martín el Humano había mostrado bastante afecto.

Todos ellos mandaron embajadas para exponer sus derechos al mismo. El que menos interés suscitó fue el duque de Gandía, pues era anciano y falleció pronto. Fadrique, menor de edad, tenía pocos partidarios; el duque de Calabria contaba con el apoyo de los Luna y buscó también el de Granada e Inglaterra. Fernando de Antequera tenía en Aragón un numeroso partido, la influencia de Castilla, la del papa Benedicto XIII y la del elemento eclesiástico.

El 15 de febrero de 1412, representantes de los tres Parlamentos -aragonés, catalán y valenciano- acordaron elegir a nueve personas que decidieran acerca de la sucesión en el trono, en el término de dos meses prorrogables por otros dos. Las deliberaciones tuvieron lugar en la villa de Caspe, equidistante de las capitales de los tres Estados. El señorío de la villa se entregó, durante el tiempo que durasen las deliberaciones, a los nueve compromisarios. Se colocó en la localidad una importante guardia armada a fin de reforzar la seguridad de los comisionados. Para ello, fueron designados compromisarios personajes de cierto renombre. Por Aragón, Domingo Ram, obispo de Huesca; Francés de Aranda, donado por la Cartuja de Porta Coeli y Berenguer de Bardají, letrado; por Cataluña, Pedro Sagarriga, arzobispo de Tarragona, Guillén de Vallseca, letrado y Bernardo de Gualbes, letrado y conseller de Barcelona. Y por Valencia, Bonifacio Ferrer, prior general de la Cartuja; el maestro fray Vicente Ferrer, dominico y el letrado Giner Rabasa, que fue sustituido por Pedro Beltrán.

Ferran_d'Antequera_al_retaule_Sancho_de_Rojas
Tabla central de un retablo del monasterio de San Benito (Valladolid). Encarga: arzobispo Sancho de Rojas (ca. 1415-16) al maestro Rodríguez de Toledo. 

El 18 de abril se reunieron los compromisarios en el castillo de Caspe, donde oyeron los alegatos de los pretendientes. Desde el principio, la controversia parecía limitada a dos de los aspirantes: Fernando de Antequera y el Conde de Urgel. El primer compromisario que habló fue San Vicente, a favor de Fernando al que debía adjudicarse el trono “por justicia, según Dios y en su conciencia” (indicaba Zurita). El arzobispo de Tarragona creía “más útil” la elección de Fernando, aunque consideraba preferentes los derechos del Conde de Urgel y el del Duque de Gandía, con el inconveniente de que los dos eran de condición similar. A esta opinión se adhirió Vallseca. Pedro Beltrán declaró que no estaba en condiciones de fallar.

El 24 de junio se procedió a la votación. El primero en votar a favor de Fernando fue San Vicente Ferrer y a su voto se adhirieron su hermano Bonifacio Ferrer, los aragoneses Francés de Aranda, Berenguer de Bardají, el obispo de Huesca y el catalán Bernardo de Gualbes. El arzobispo de Tarragona no votó a Fernando, aunque manifestó creer conveniente su elección; Vallseca se declaró abiertamente por el conde de Urgel.

Ferrando_I_d'Aragón.jpg
Retrato imaginario de Fernando I de Aragón, de Manuel Aguirre y Monsalbe. Ca. 1851-1854. (Diputación Provincial de Zaragoza).

Y así resultó elegido el infante de Castilla, Fernando de Antequera, hijo mayor de la hermana mayor de Martín I el Humano por seis votos contra dos y una abstención.

La designación de Fernando de Antequera correspondió así a dos reinos, Aragón y Valencia, al apoyo de la Iglesia a través de Benedicto XIII y por medio del cartujo Bonifacio Ferrer y el dominico Vicente Ferrer, y a la burguesía barcelonesa representada por el conseller Bernardo de Gualbes.

La elección no obedecía tanto a razones de legalidad como de utilidad. Pues un interés económico vinculaba a la burguesía catalana con Fernando de Antequera; la lana castellana de La Mesta, en manos del poderoso Infante de la casa de Trastámara, necesaria para su industria textil, y encontrar nuevos mercados para sus productos. Fernando obtuvo en Caspe la unanimidad aragonesa, la mayoría valenciana con los dos votos de la Iglesia y la minoría catalana con el voto del burgués Bernardo de Gualbes. Al apoyar la causa de Fernando, la burguesía catalana hizo triunfar, con la nueva dinastía, la fórmula pactista como derecho constitucional de la Corona de Aragón. Esta oligarquía se hizo pagar los servicios prestados en Caspe. Las Cortes de 1413 regularizarían y darían forma estable y permanente a la Diputación del General o Generalidad y ello consagró el triunfo del principio pactista.

Los documentos notariales de las deliberaciones del fallo de Caspe fueron leídos solemnemente el 28 de junio de 1412, después de un sermón de San Vicente. La sentencia fue muy celebrada en Aragón, menos en Valencia y mucho menos en Cataluña. Este descontento trató de paliarlo San Vicente con un nuevo sermón exaltando las virtudes de Fernando, el cual había demostrado ampliamente su valía y dotes de gobierno durante su regencia en Castilla, en la minoría de su sobrino Juan II, hijo de su hermano Enrique III.

La decisión de elegir a Fernando de Antequera fue más por evitar una guerra con Castilla que por otra cosa y aumentó el malestar dentro de la Corona.

De este modo la rama menor de la casa de Trastámara quedó instalada también en la Corona de Aragón. El establecimiento de una misma dinastía en Castilla y Aragón fue un poderoso factor en el camino de la unificación española.

Con el paso de los años se vio que el compromiso de Caspe resultó ser más desfavorable para Aragón que beneficioso. La decisión que se hizo para evitar una guerra, puso en el trono a un rey que el pueblo no quería, que por ser castellano, eliminó muchas costumbres aragonesas (una de ellas, la Fabla –el idioma aragonés, con todos sus dialectos-, ya que fue el principio del fin de esta lengua que se empezaría a considerar de clase baja), y además, más adelante traería una unión con Castilla (Fernando el Católico, su descendiente, se casaría con Isabel de Castilla) que perjudicaría a Aragón.

El Compromiso ha sido contemplado como ejemplo de madurez de las instituciones de la Corona catalano-aragonesa, que afrontaron la transición dinástica sin caer en la guerra civil. Con él quedaron vinculadas dinásticamente las coronas de Aragón y Castilla y se gestó la potencia política hispánica que daría sus primeros frutos a fines del siglo XV.

Fue una solución pacífica a la situación de vacío monárquico en que estaba inmersa la Corona de Aragón.

Enlaces y referencias de especial interés:

Así, y aprovechando esta efeméride de un hecho histórico tan importante para la historia de Aragón y del conjunto del territorio español, desde el propio Caspe (ayuntamiento y colectivos sociales) junto con la colaboración y beneplácito de la Diputación Provincial de Zaragoza, siguen aún hoy conmemorando en forma de recreación su Historia. A continuación les dejo una galería de fotografías de la edición de este año:

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Recomiendo el libro:

Caballú Albiac, M. La voluntad de entendimiento iconografía pictórica del Compromiso de Caspe, Real Academia de Nobles y Bellas Artes de San Luis, Zaragoza, 1999.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s