El MNAR de Mérida se renueva física y tecnológicamente tras 15 años de espera.

Hoy nos trasladamos hasta el suroeste de la Península Ibérica para destacar las nuevas propuestas del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida.

29840region

El Museo Nacional de Arte Romano de Mérida (en adelante, MNAR) se sube a la órbita de la renovación de los grandes museos de nuestro país con una propuesta refrescante que a continuación detallaremos en qué consiste.

 

 

Denominación: Museo Nacional de Arte Romano (MNAR)

 

Propiedad: Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. (Gobierno de España).

 

Ubicación: C/ José Ramón Mélida, s/n. 06800 Mérida (Badajoz)

 

Teléfono/Fax: 924 31 16 90 / Fax: 924 30 20 06 / 924 38 71 05

 

Web: http://www.mecd.gob.es/mnromano/el-museo 

Coincidiendo con el aniversario de su nueva sede (1986-2016), el MNAR amplía sus salas y apuesta por una renovación tecnológica en sus investigaciones.

Las primeras noticias que tenemos acerca de una ampliación del MNAR nos datan del año 2000, que fue cuando el Ministerio de Cultura se comprometió a acometerla. En ese momento no se habló todavía de fechas ni de plazos, pero tampoco se intuía que tenían que pasar 16 años para comenzar estas obras.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La construcción se inició el 14 de abril de este año, pues tenemos noticias desde el Ministerio de Cultura de que las obras ya comenzaron de manera oficial en esa fecha.

Paralelamente, se pone en marcha también una excavación arqueológica de la parcela donde se levantará el nuevo edificio. La contratación de esta intervención todavía está por concluir, pero supone una inversión prefijada de 40.000 euros y un plazo de ejecución de dos meses. En función de lo hallado, y de los restos que ya se hallaron en su momento, se modificará e influirá la construcción definitiva del espacio museístico, un cambio que ya ha sido previsto.

Al no poder actuar de manera directa en el solar, los trabajos se centrarán en estas primeras semanas en el interior del actual Museo para adaptarlo al cambio que sufrirá con la futura nave, según las informaciones que nos llegan desde el Ministerio de Cultura.

Mencionado solar, donde se levantará la ampliación, lo compró el Estado ya en el año 2003 tras derrumbar varias viviendas. Cuatro años después, en el verano de 2007, Santiago Palomero Plaza, subdirector general de los Museos Estatales en ese año, anunció que la ampliación terminaría, como mucho tardar, en el año 2011, pero, como podemos comprobar, se retrasó bastante. Ya en el año 2010, en una nueva etapa constructiva, Rafael Moneo, autor del primer recinto inaugurado en 1986, entregó el proyecto definitivo de ampliación al Ministerio de Cultura para que comenzaran las obras.

El nuevo edificio está pensado para destinar una amplia zona a investigadores y el personal de trabajo, así como varias estancias para actividades culturales y didácticas y salas de exposiciones temporales, con accesos directos para no tener que desmontar las colecciones permanentes.

Con todo este diseño ya cerrado, sólo faltaba la licitación, la cual se fue posponiendo porque se paralizaron las inversiones del Ministerio destinadas a museos y teatro –como el María Luisa -. Hasta que en octubre del año pasado, se adjudicó definitivamente y se dispuso un enorme cartel en el solar informando que la ejecutaría por 4,1 millones de euros la constructora “Construcciones Sando”. La intervención salió a concurso por 7,7 millones de euros. El Ministerio de Cultura llegó a recibir hasta 32 propuestas, de las que finalmente optó por Sando por ser la oferta más ventajosa –económicamente hablando – para la Administración central.

Según el pliego de condiciones del contrato, los trabajos tienen un plazo de ejecución de 24 meses. Por lo que tenemos que esperar hasta la primavera de 2018 para disfrutar de sus renovadas instalaciones.

El mencionado proyecto integra la renovación, pero sin olvidar el respeto por las fases anteriores del edificio y su integración con los restos arqueológicos que lo rodean (pues a pocos pasos tiene los restos romanos del Teatro y del anfiteatro romanos).

MAPA

museo-romano-120

El resultado final supondrá un incremento de superficie construida de más de 4.300 metros cuadrados. Pero también se le suma al mencionado proyecto la reparación de la fachada principal, reparando los ladrillos de la misma.

entrada-museo

Este proyecto de renovación y ampliación del recinto museístico –según reza el pliego de condiciones de contratación firmado en octubre del año pasado –, contempla tres apartados:

  • Los trabajos de estructura del nuevo edificio
  • Los trabajos de arquitectura (incluyendo derribos necesarios)
  • Todo aquel trabajo relacionado con las instalaciones (fontanería, electricidad, etc.).

Aparte de esta renovación y ampliación del recinto físicamente, el MNAR también se ha renovado tecnológicamente. Pues más de medio centenar de inscripciones romanas se han digitalizado en 3D, entre ellas el “Epitafio de Lutatia Lupata”, una de las piezas más conocidas de la sala junto a la de “El Panadero”. Para ello, se han empleado la combinación de las tecnologías tradicionales de escáner láser con las más avanzadas como BIM (Building Information Modeling).

Se trata de un proyecto de innovación científica financiado por la Fundación Española para la Ciencia y Tecnología del Ministerio de Economía y Competitividad (FECYT-MINECO), en el que han participado docentes e investigadores de varias universidades españolas, profesores de Educación Secundaria y conservadores del museo emeritense.

Al tratarse de una ampliación que se realiza sobre un edificio ya existente, el proyecto debe adaptarse de manera precisa a la construcción que realmente contaba. Para ello, se sirvieron de sistemas láser escáner que generan nubes de puntos de alta resolución y precisión que definen perfectamente la superficie a la que adaptarse.

Por otro lado, se emplea tecnología BIM para la representación tridimensional del proyecto, representando la estructura y el resto de elementos del mismo. Posteriormente, y comprobando que ambos modelos se encuentran ajustados y en el mismo sistema de coordenadas, se comprueban las posibles interferencias y huecos, chequeando en todo momento el ajuste del proyecto a las condiciones reales.

Podemos concluir que, la combinación de las tecnologías escáner láser y BIM, se han demostrado más que eficientes para la comprobación, adaptación y rediseño de proyectos, además de proporcionar una calidad gráfica y un valor añadido superiores a la topografía clásica y la representación 2D en planos. Una metodología basada en las últimas tecnologías y software especializado de máxima calidad, la cual queda evidente que no hubiera sido posible sin el trabajo técnico de todo un equipo de especialistas con una amplia experiencia tanto en técnicas de escáner láser como en BIM.

3d

Anuncios

One thought on “El MNAR de Mérida se renueva física y tecnológicamente tras 15 años de espera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s